¿Cómo nos contratan ahora? Procesos de selección con dinámicas de grupo de escapismo

Actualizado: may 8

Entre cinco y diez candidatos que optan a un puesto de trabajo son citados a la vez en el mismo lugar. ¿Con qué fin? Salir de una habitación en sesenta minutos a la vez que el responsable de RR.HH. de la empresa les observa mientras juegan. ¿Por qué? Los procesos de selección con dinámicas de grupo de escapismo poseen alta efectividad. Al terminar, ya se designa al elegido.


Las dinámicas de grupo se han convertido en un potente y eficaz método de criba para los procesos de selección de los departamentos de RR.HH. de las empresas. Hace unos años se reservaban estos recursos para la selección de directivos, pero la crisis llegó a España. Por un lado, crecieron la tasa de desempleo y la demanda, por otro, ha mejorado nuestra preparación, y por último, las empresas son cada vez más conscientes de que el valor humano está adelantando a la innovación. Según Daniel Goleman: “La inteligencia emocional es el doble de importante, 66% frente al 34%, que el conocimiento académico o técnico en el lugar de trabajo. En el caso de los líderes es aún mayor, 85% frente al 15%”.


No me importa lo que ponga en tu resumen del CV, ni la escuela a la que fuiste, ni la última empresa en la que trabajaste. Lo que cuenta es la ética y la capacidad de trabajo porque eso es lo que va a determinar tu éxito en nuestra compañía y también en la vida. Mat Ishbia, CEO de United Shore (Internacional Business Insider).


Las organizaciones demandan equipos de alto rendimiento


Albert Einstein dijo: “Educación no es el aprendizaje de factores sino el entrenamiento de la mente para aprender a pensar”. Las organizaciones excelentes están conformadas por equipos excelentes. Un equipo de alto rendimiento no siempre tiene la solución: tiene inteligencia emocional para saber buscarla y tiene la motivación para ello. En consecuencia, las empresas ya no se conforman con tener en sus filas profesionales con grandes conocimientos en mercado, procesos o redes. 


Demandan habilidades sociales y personales porque el aprendizaje de estas estrategias son la clave para relacionarnos sana y eficazmente con nuestros compañeros, ser más felices en nuestros puestos de trabajo y alcanzar las metas definidas para nuestro equipo. 


Dale Carnegie dijo: "Cuando trates con las personas recuerda que no estás tratando con criaturas de lógica, sino con criaturas emocionales”.


Ahora las empresas demandan habilidades y actitudes concretas por delante de la experiencia curricular


Hace apenas una década no se hablaba de emociones en la empresa. Sin embargo, hoy se incorporan herramientas específicas para diagnosticar y mejorar la salud emocional de las plantillas de trabajadores. Lógicamente, los candidatos que se buscan deben contar con ciertas características que vayan en consonancia con esta filosofía empresarial. Las habilidades sociales y emocionales (o soft skills) son las más buscadas y más difíciles de detectar. Obviamente, en una entrevista individual es complicado de ver. Por ello, se recurre a las dinámicas de grupo. 


El mercado es cada día más competitivo y los clientes son cada vez más exigentes. Conectar con los clientes se ha convertido en una prioridad frente a optimizar la fabricación y comercialización de los productos. ¿Por qué? Porque vivimos en un entorno globalizado conectado en exceso a través de las redes sociales que, paradójicamente, demanda más cercanía en sus relaciones. Se requiere conexión de persona a persona. Sin duda, son retos que requieren de mucha inteligencia social en las empresas.


¿Qué buscan hoy las empresas en sus candidatos?

  1. Capacidad de comunicación: sin una comunicación fluida no es posible mantener climas laborales positivos.

  2. Liderazgo, como capacidad para influir a las personas en sus comportamientos y dirigirlos hacia el objetivo común.

  3. Flexibilidad, entendida como capacidad de adaptación, orientación y predisposición al cambio y negociación. 

  4. Motivación y pasión: ingredientes imprescindibles. 


En consecuencia, triunfarán las personas que sepan trabajar en equipos multidisciplinares, que se adapten a las necesidades de cada proyecto y que sepan conectar de tú a tú con compañeros de equipo y clientes. El trabajador con un currículum extenso, formación académica ejemplar y altos conocimientos que carezca de soft skills estará muy alejado de la excelencia tan buscada por las organizaciones saludables.


Las dinámicas grupales convencionales plantean un hipotético problema. Son estáticas. La realidad es que en la práctica la cosa cambia. Los empleados tienen que resolver problemas reales, no intangibles. Solo hay una forma de ver las auténticas capacidades de una persona y de saber cómo se comunica, lidera y trabaja en equipo. ¡En procesos de selección con dinámicas de grupo en movimiento! A escaparse toca. ¿Estáis listos? procesos de selección con dinámicas de grupo.